Lennin Vasquez

La Cartografía del Conocimiento (Seminario Conicyt y Clarivate Analytics)

Francisco Osorio
Editor
Cinta de Moebio

El día 20 de octubre de 2017, en dependencias de Conicyt, se efectuó el foro “Innovación en los sistemas de información científica, aportes para la transición hacia la economía del conocimiento”, con presentaciones de Patricia Muñoz (Conicyt), Juan Pablo Cárdenas (Net-Works), Augusto Rodríguez (Clarivate Analytics) y Etienne Choupay (Ministerio de Economía).

La idea del foro se podría resumir en una fotografía: un científico dando la mano a un empresario, ambos sonriendo a la cámara, presentando un producto patentado en una ceremonia, junto con el artículo indexado del que surgió. Lo que esta imagen quiere reflejar son palabras claves como innovación, I+D, publicaciones WoS, indicadores económicos, propiedad intelectual, negocios, etc.

Otra manera de expresar la idea es cómo traducir las publicaciones indexadas hacia los sectores productivos. Mejor dicho, cómo crear instancias de colaboración entre científicos y empresarios, es decir, crear confianza entre ellos para beneficio mutuo.

En un lenguaje académico, la propuesta de Juan Pablo Cárdenas, el creador de DataCiencia (https://dataciencia.conicyt.cl) es que la cartografía del conocimiento en Chile permite sostener políticas públicas basadas en evidencia. Su argumento parte de la premisa que existe una relación entre la complejidad del conocimiento y la complejidad económica. Para expresar la primera idea, Cárdenas sostiene que las disciplinas científicas que más se relacionan entre sí producen redes más densas. Estas redes se pueden mostrar gráficamente, como nodos conectados por líneas, pero que como son densas, son difíciles de ver (entender). Una versión más simple de la cartografía actual del conocimiento en Chile se encuentra en la fotografía que ilustra esta publicación (tomada de la exposición de Cárdenas, siendo el color morado del ambiente, producido por luces led, la innovación de Conicyt para conferencias).

La complejidad económica se puede ejemplificar con los típicos indicadores OCDE. Por ejemplo, Japón y Estados Unidos son más complejos económicamente que Chile.

Esta es la tesis de Cárdenas: la complejidad económica de Chile se incrementará si aumentamos la complejidad del conocimiento producido por los científicos chilenos (bajo el supuesto que existe colaboración y confianza, si agregamos la tesis de Etienne Choupay, representante de la División de Innovación del Ministerio de Economía).

Esto implica otra premisa, dice Cárdenas. Que la complejidad del conocimiento en Chile no aumentará si se deja a su evolución natural. En otras palabras, se requiere “meter mano a la ciencia” en Chile y, principalmente, a sus científicos y todo el sistema que soporta la creación de conocimiento (universidades, Estado, empresas, entre otros actores de un sistema complejo). Si lo anterior es correcto, entonces necesitamos un criterio para entregar recursos escasos a un conjunto limitado de científicos. El criterio es el siguiente: el dinero debe ir a los equipos de investigadores que generen redes densas.

Ya podemos ver que esta propuesta dará mucho que hablar. Sin embargo, deseo dirigir la atención a las humanidades y las ciencias sociales, que no aparecieron en las presentaciones de los expositores. Si se toman cierto tipo de decisiones sobre esta información, podría existir un detrimento (otro más) hacia este valioso ámbito de la creación de conocimiento sociocultural.

Lo que quiero decir ha sido expresado de diversas maneras desde el siglo pasado, pero creo que es mejor dar un ejemplo con DataCiencia mismo. Cuando apareció, algunas personas empezaron a ocupar la plataforma para objetivos distintos de la que fue creada: empezaron a tomar decisiones que afectaban la carrera académica de investigadores en base a los rankings que la plataforma genera. Por lo mismo, las ideas expresadas por los conferencistas son muy interesantes y deseables (el desarrollo económico de Chile), pero al no contar con la mirada de las humanidades se deja de lado una dimensión clave de la ecuación ciencia-desarrollo: las decisiones en base a criterios (siempre arbitrarios y bien intencionados), poseen consecuencias no esperadas que solo reflejan la complejidad del ser humano.

Dicho de otra manera, la creación de confianza y colaboración entre científicos y empresarios ¿no es sino una pregunta también para las humanidades y las ciencias sociales?

Foro de Editores Científicos de Chile. Santiago, 20 de octubre de 2017.

Licencia Creative Commons  Follow Editores Cientificos en Facebook  | Home