imagen

Qué esperar de las nuevas políticas de SciELO

El día 13 de junio de 2017 se realizó el seminario “Avances de la Comunicación Científica en la Red SciELO: desafíos técnicos y éticos para SciELO-Chile”, organizado por el Programa de Comunicación Científica de Conicyt. En el encuentro expuso Abel Packer, de lo cual destacaré algunas ideas.

Desintermediación

La pregunta de Packer es qué medida las revistas y los editores son una barrera a la comunicación científica. Si bien polémica, la pregunta se relaciona con los problemas que enfrentan los autores de artículos entre el momento de enviar su propuesta y la etapa final en que es, efectivamente, publicado el artículo. Un proceso que puede tomar años, bajo otras normas, podría tomar meses. Si los editores están entorpeciendo el flujo de la comunicación científica, entonces Packer propone una desintermediación del proceso. No se trata de disminuir la importancia de los editores, sino que preguntarse por su rol en el nuevo proceso que viene en 2018.

Pre-print

A mitad de 2018, en forma inicial en Brasil y Chile, comenzarán los pre-print. Los cambios que se vienen son “dolorosos”, en palabras de Packer. Como sabemos, el sistema consiste en que los autores envían sus artículos a través de una plataforma, para que un editor, en cuestión de horas, decida si el artículo se hace público. Las decisiones se basan en criterios más que nada formales, por ejemplo, todo académico de una universidad chilena, por este solo hecho, podría ver su artículo publicado en la plataforma SciELO Pre Print. Si el artículo es científico o no, depende de los editores de revistas y de la comunidad científica (no del editor de la plataforma pre print). Los editores de revistas podrían considerar este documento y seguir el proceso regular de publicaciones, pero mientras tanto, la versión inicial ya está ahí, disponible. Los consejos de ciencias locales no asignarán puntajes a tales publicaciones (al inicio), pero ese no es el punto. Lo que se busca es desintermediar la comunicación científica.

Co-autoría

El proceso tradicional de las revistas es recibir un archivo Word, el cual posteriormente es traspasado al sistema InDesign (o algún otro programa editor que usan las imprentas), el cual genera un archivo PDF, del cual se diseña un documento html y, con suerte, un archivo xml. El proceso nuevo es pasar del Word al xml, directamente. Por cierto, hoy esto no sucede, pero es probable que se transforme en el nuevo estándar de publicaciones científicas. Y hay que estar preparado. La manera de lograr lo anterior es con tecnología. SciELO está experimentando con Authorea (https://www.authorea.com/). Se puede ver un video en YouTube aquí: https://youtu.be/TzlBh6JR_wA

Supongamos que un autor, en vez de escribir en Word, escribe en una página web. Por ejemplo, algunas personas escriben en Google Docs (el archivo, además, queda en el Drive del autor). Ahora bien, al trabajar así, el autor ya está escribiendo el artículo en un formato que puede ser adaptado a la tecnología que requiere la revista. Por ejemplo, la forma de citar bibliografía ya está estandarizada (el autor no introduce los datos bibliográficos, sino que busca lo que necesita). Esto evita que al autor le falten datos por completar o tenga que adaptar sus referencias al estilo de la revista (el software lo hace). Como todo sucede dentro de ese ambiente, la publicación formal se va co-construyendo entre el autor y la revista. El editor se puede concentrar en lo importante: tomar decisiones.

SciELO como un MetaPublisher

En el largo plazo, SciELO se transformará en un ambiente. No es un repositorio, no es una base de datos, es un espacio donde ocurre la comunicación científica. Los editores, en este nuevo rol, son las personas que toman las decisiones sobre qué será publicado en las revistas. Los autores tomarán la decisión de qué publicar en los servidores pre-print. Los consejeros de ciencia tomarán las decisiones de qué tendrá puntaje (y cuánto) para la evaluación de proyectos de investigación. Los lectores tomarán las decisiones de qué tendrá credibilidad (qué leerán de todo lo disponible).

Además, no solo estarán disponibles los artículos, sino que los datos mismos sobre los cuales se construyeron esos documentos. El proyecto se conoce como Open Science (el siguiente paso del Open Access). Sus principios se conocen como FAIR (Findability, Accessibility, Interoperability, and Reusability) y su protocolo de trabajo como I4OC (Initiative for Open Citations).

Francisco Osorio
fosorio@uchile.cl
Foro de Editores Científicos de Chile
13 de junio de 2017

Licencia Creative Commons  Follow Editores Cientificos en Facebook  | Home